miércoles, 10 de mayo de 2017

rimas



Los vidrios de mi ventana
reflejan un esqueleto
con más huesos que la Dama
a quien le falto el respeto.

Me llevan al cementerio
las lenguas mal consentidas
y yo estoy aquí bien sano
a los besos con la vida.

Los anuncios de septiembre
alientan mi nueva gira,
controversiales enigmas
van afinando mi lira.

Son un infante, un anciano,
un pebete, una ramera,
soy ladrón, soy embustero:
mi calle es Guantanamera.


Muera la Muerte canalla,
vivan la luz y la niebla,
viva el ángel de mi musa
y las legumbres de puebla.
Me llevan al cementerio
las lenguas mal consentidas
y yo estoy aquí bien sano
a los besos con la vida.