sábado, 28 de mayo de 2016

rimas

Pepeíllo dijo...
Borrachuzo juntaletras
deja en paz a la cholula
vale más su par de tetas
que tu falsa singladura.

Eres macho sin licencia
un cobarde de postura
alevoso de conciencia
cicatero de ternura.

La visa no te hace hombre
la cicuta merodea
Jimena, prepara el cóctel
para el viejo que babea.

Qué mueras cienes de veces
te desea el que “trollea”
tus discursos se hacen heces
cuando faltas a Jimena.

A tu Rosa de Lima me declaro,
presento mi fiel candidatura
de claveles será mi ramo
y de gemidos nuestra aventura.


José Cilantro
23 de marzo de 2012 14:37
Suprimir
Blogger Joaquin Sabina - dijo...
Esta turra deslenguada,
este putón de colmena
puede salir de comparsa
con el circo de la Ceja.

Yo soy un macho argentino,
más cobarde es la grosera
que mandó en "cana" a Folino
por envidia puñetera.

Jimena, que asco de chola,
que manera de palmar,
malvada que canta en bolas
y no aprende a respetar.

Que se muera el bicharraco
que sale en foto de novia,
que se burlaba del Paco
de Lucía y que me agobia.

Deja de darnos la coña,
reventada por la mafia
no tiene paz tu ponzoña
ni tus versos hacen gracia.

Yo en mi blog la descorono,
verás gemir a esta larva
y desbocar su Barranco
por quien la tiene más larga.

La peña de los peruanos
malvivientes y rastrojos
no pasarán de este año
sin que le arranque los ojos.

José Cilantro, infeliz
no defiendas si no entiendes
quien es la infausta perdiz
hasta que a mi diosa enmiende.

Si babeo es por mi musa,
porelamordeunamina
punto blogspot, sin excusas,
voy desafiando a la CIA.

Borracho soy de Poesía.
La pasión, el fuego, el rito.
Lu vio mi fotografía
y descubrió a Joaquinito.


23 de marzo de 2012 19:18






La  repuesta de Lucía Fonlino.



Cuantas mentiras se han dicho,
cuantos gestos de cobardes,
cuantas noches, cuantas tardes
que alimentaron el nicho

de tiranos populistas,
de corruptos cortesanos
que le besaban los anos
a malvadas y fascistas.

¿Queda algo que agregar
periodistas perdedores?
Ni yo recibí las flores
ni ustedes van a quedar

como héroes en la historia
por ser cómplices de lujo
del zurdo ricacho brujo
que ha perdido la memoria.

¿Poetas? ¿De qué me hablan?
Espías de las plumillas
que contaron las ladillas
de los juicios que no entablan.

Han pasado muchos años,
el miedo se volvió risa.
Los que no tenemos prisa
resistíamos los daños

en nombre de la alegría,
olvidando que era hora
de los pueblos en demora.
A vivir el nuevo día

perdonando al fiel mediocre,
a los tontos y a los malos,
que nos pusieron los palos
en la red de la web ocre.

No hablaré más de Jimena
Coronado, que es la yegua
maloliente, que sin tregua
actuaba como alma en pena.

El pago que recibía
se los cobraba con creces,
se los dije tantas veces
que pensé que se entendía.

De madre puta una hija
de puta es lo que nace.
Y lo que más me complace
es saber que es una pija

de papá, ladrón de estanco
que como tal, ¿adivina?
Le robó a Joaquín Sabina
cuatro millones del banco.

Me mofo de sus condenas
porque no merecen fama,
son lo peor de su rama
de cantautores sin venas.

viernes, 13 de mayo de 2016

Canción de Prima donna.

Buenas noches, prima mía.
Bienvenida al mes de mayo,
Te esperaba en la colina
del zapallo/caballo/carballo/caralho.

Nunca has sido la olvidada
en el fondo de un cajón.
Eres tú la enamorada
del glotón*

Sobran versos enlatados:
Tú ya me entiendes, pasquines,
“Copyright” de los paisanos
Benjamines.

Siempre fuiste abanderada
de borrachos maricones,
pero nunca te espiaba
los calzones.

Buenas noches, prima hermosa,
que agrupas al corazón
con tus pétalos de rosa
de ocasión.

Carne vacuna y porcina:
No tengas miedo de amar
si en los tablados te invitan
a bailar.

Yo ni quise ser tu yerno
ni tu amigo relator.
Ponle cuernos al infierno
por mi amor.

Describiendo con desgano
el palacio de cristal,
dependiente del verano
tal por cual.

Buenas noches, prima bella,
la reina del cabaret.
He sucumbido en tus Venas*
de internet.

Con tantos años a cuestas,
por el Río de la Plata,
son tus cartas indigestas
garrapatas.

Regálame aquellas bragas
que un carnaval me ofreciste.
No sé qué es una “biznaga”
Me jodiste.

A estas alturas, Lucía
sabe que es mi primavera,
Es mi santa y mi enfermera:

Mi divina.