sábado, 26 de abril de 2014

Este ombligo

Este ombligo del mundo que no gana 
la luz que manipula y adolece 
impugna los alivios o ensordece, 
se funde entre las mañas haraganas. 

Un origen de cuento mal contado 
en huracán de lodo y de ceniza 
releva del absurdo por la risa 
de oración de adjetivo equivocado. 

Siempre será imposible que el cerrojo, 
corte las alas del gris diablo rojo 
de hueros angelotes maltratados. 

Enhebrando los huesos en tiritas, 
las entradas, picadas, salsas fritas, 
una mano de cal, una de arena, 

nos halla nuevamente en la faena; 
aguarda buena fuente en sobremesa 
sin canciones para quien no nos reza 
en la fiesta del dios crucificado 

por mano de un Pilatos servicial, 
Con fe ciega, construimos trinidades 
festejando lejanas Navidades, 
en nuestro abrevadero manantial. 

Entretanto, repinta sus blasones, 
vestido de borracho nazareno, 
un rey ex Ku Kux Klan, ahora moreno, 

que apunta sus arteras ilusiones 
de oro negro, desgracia mineral, 
mientras alguien prepara un funeral. 

No hay comentarios: