sábado, 18 de octubre de 2014

en Retiro y después

Los niños de mis foros
se enamoran, se besan,
deleitan a la tribu
y quitan las tristezas
con su amor prevenido
de rayo que no cesa.
Se aman con descaro,
se citan, se atragantan
con gritos y gemidos
que incendian las gargantas
y cuando nadie los mira
sus pasiones nos cantan.
Ay, Iris, sé feliz
no veas que no llega
a sombra del desliz
tu lengua de gallega
nacida en la bahía
de Cádiz, flor de liz.
Sírveme otra tacita
de plata con canciones
y además de café
traemé tus scones,
sfogliatellas, facturas,
criollitas, galletas,
de marcas tan extrañas
que las vende un poeta
que vive en Malasaña
esquina Lavapiés,
de Tirso de Molina,
al sur de La Latina,
en Retiro y después.

jueves, 21 de agosto de 2014

Milonga

MILONGA PA NO MORIR DE PENA.
Estos vientos que han venido pa´ quedarse,
resoplaron las velitas de mi boda.
Hoy me aquejan insomnios en gayola,
por herir a esa minita que tenía
más andanzas que ritmos de la moda.
Le di mi amor, sin mirar zurdas pasiones
robándole mis huellas al destino
de barriovejero en curda,
convencido que el cariño que le daba,
suplantaba las alhajas en su almohada.
Yo la amaba, se lo juro carcelero,
nunca soñé cometer tal desatino,
convertido en un dandy a la gomina...
¡¡¡quien iba a decirme que era tan fulero,
tener cuernos en la frente como un reno!!!
Hacía rato que sus cuentas, vaciaban mi billetera,
mi vida era una perrera, mi esperanza era una afrenta,
y mi fe de trovador fanfarrón y pretencioso,
se caía por el pozo de la desesperación.
Esa pobre provinciana, más vulgar que una cantina,
de una ruta desolada, no prometió nunca nada.
En mi rancho de miseria se escuchaba una comedia
de cautiva innoble y fiera, del fango resucitada.
Pero, aquella madrugada, por un delator traidor,
que ya ni es mi amigo, no peco de compadrón,
le enclavé pese a los gritos del loro de la vecina,
un cuchillo de cocina, y escupí en cara ´el pitón.
Mas viéndola desangrarse y pidiéndome perdón
confesó aquella traición, diciendo que me quería.
Me regaló la poesía que aguató mi corazón.
Acostumbrada a las joyas del cafiolo que por turnos,
le pagaba taciturno, los cien mangos sin chistar,
no podía soportar, el olor de mi pobreza...
despué, perdí la cabeza... corrí a llamar la ambulancia,
aún llorando de tristeza, maldije mi intolerancia,
¡qué importa que me engañara!
No puedo vivir sin ella...
I I -
Déjeme verla Su Alteza. senténcieme con diez años,
que se vaya con extraños, si su boca vuelve y besa
estos labios embebidos de nicotina y cerveza.
Si mi vida ya se fue...que sea feliz, mi princesa,
que al borde la copa llene,
del champagne que la mantiene
vivo porfiado en su ausencia,
ardido en mis agonías,
yegua ardiente en plata ajena,
amorosa en luna llena,
combativa, hasta los dientes,
si se trata de impacientes,que le rompen la guitarra,
cuando la señora habla de su pasada nobleza.
La foto sanguinolenta, me consuela del ahogo
condenado por herirla. Ella lastimó mi orgullo.
Los faroles de las calles del barullo,
mugrientos por la aspereza / de aquel cuarto de arrabales,
por arrobos celestiales de mujerzuelas ladronas
dejan marcas terminales, en el alma y en el lomo
de las bestias animales.
Mi mano fue cruel actora, mi locura fue la estopa,
el filo de mi puñal el asesino inmoral,
no la culpo, fui inhumano, lobo hambriento de gusanos,
intenté lavar la injuria de mi mancillado mi honor
por no quitarle la ropa
y entregarme a un mal amor.
Dígame ¿qué le ha pasado?
Siento frío. No me mienta.
Uno es viejo y no escarmienta

Y lo pasado, pisado.

martes, 12 de agosto de 2014

Al alimón

AL ALIMÓN. 
"Soy feliz siendo tan fea
porque los buitres me aman
y Dios también." 

"Nada más que un poco
Ten piedad Dios mío
de la rata." 


Joyce Mansour.
Déchirures. 




La fiera que se escapa de tus ojos, 
desafiante langosta en desgobierno, 
rebulle en nuestras almas los cerrojos 
del pan de madrugada en el infierno. 

Tu boca de obstinados labios rojos, 
los gestos como amante del Sol tierno, 
batallan con razón por los despojos 
de tiempos de diluvio en el invierno. 

Con tus dedos disparas el gatillo, 
revuelo de la almohada y de la lumbre, 
no sé si es el ardor del estribillo 

que me lleva a la heroica certidumbre 
de bogar por los poros sin bolsillo, 
rimando al alimón o es la costumbre.

Con las dos manos

CON LAS DOS MANOS.
Con las dos manos se acuna al hijo,
se amasa el barro, se aviva el fuego.
Con las dos manos se enfrentan tigres,
se mata el hambre, se invoca al cielo.


Con las dos manos, derecha e izquierda,
nos despedimos del compañero,
con las dos manos entrecruzadas
rezamos torpes un Padrenuestro.


Las penas duran lo que el invierno
si con dos manos tejemos redes
que nos apañen del aguacero.


Sobre las tumbas echamos tierra
y, sin embargo, con las dos manos
batimos palmas y castañuelas
en los tablados de aire flamenco.


Mi mano es tuya, la tuya es mía,
no me equivoco cuando las cuento
son mis dos manos multiplicadas,
son cuatro manos... parecen cientos.


Si las soltamos a volar lejos
Como gaviotas, como deseos,
las penas duran un siglo y medio.


Por eso, amado.
Por eso, amante.
Por eso mismo
yo te las beso
y escribo cantos 
desde el silencio.

miércoles, 2 de julio de 2014

Ser feliz

Ser feliz, es mejor que estar contento,

es el guiño que evita aquel lamento
de novio sofocado por los celos
de amante despechado y sin consuelo,
de esposo pasional encubatado.

Ser feliz, no es gozar de los sonetos,
recitando misal, mientras discreto
le pide un abanico a Lola Flores.
Él es un ser feliz de los colores,

mandatario de moda exorbitado,
que escribe por jugarle a los mejores,
que a veces son poetas o estertores
del modo más solemne en sus panfletos.

sábado, 26 de abril de 2014

Este ombligo

Este ombligo del mundo que no gana 
la luz que manipula y adolece 
impugna los alivios o ensordece, 
se funde entre las mañas haraganas. 

Un origen de cuento mal contado 
en huracán de lodo y de ceniza 
releva del absurdo por la risa 
de oración de adjetivo equivocado. 

Siempre será imposible que el cerrojo, 
corte las alas del gris diablo rojo 
de hueros angelotes maltratados. 

Enhebrando los huesos en tiritas, 
las entradas, picadas, salsas fritas, 
una mano de cal, una de arena, 

nos halla nuevamente en la faena; 
aguarda buena fuente en sobremesa 
sin canciones para quien no nos reza 
en la fiesta del dios crucificado 

por mano de un Pilatos servicial, 
Con fe ciega, construimos trinidades 
festejando lejanas Navidades, 
en nuestro abrevadero manantial. 

Entretanto, repinta sus blasones, 
vestido de borracho nazareno, 
un rey ex Ku Kux Klan, ahora moreno, 

que apunta sus arteras ilusiones 
de oro negro, desgracia mineral, 
mientras alguien prepara un funeral. 

jueves, 10 de abril de 2014

Si mañana te llamo y no te encuentro

Si mañana te llamo y no te encuentro 
y pierdo mi escondite de repente, 
mis cuerdas rodarán inútilmente 
con tenue desaliño adolescente. 

El rostro compungido, el epicentro, 
la trampa del ratón con queso viejo, 
los muros sin ventanas, el bosquejo 
de la tela de araña en el espejo 

serán el santo y seña de tu huida, 
la guerra al corazón que se descuida 
con bodegas de vino y mala vida 
en bares de tabernas pestilentes. 

Mil caries desalojan a los dientes 
de aquellos que sufriendo como un ente 
escaldaron el rasgo insuficiente 
del hombre dibujado como un druida. 

Con vueltas y revueltas no te quiero, 
estoy del otro lado, y desespero. 
Océano sin huella ni velero, 
mis manos acogotan a mi mente. 

El pasado fugaz, grandilocuente, 
nos miente sin excusa. Irrefutable 
el mundo de los módicos contables 
con diario de perdón sosos y afables. 

Apenas nos condena un hemisferio 
que roza en el confín del planisferio 
la noche de hechiceros y misterios 
soñados a la par con los de enfrente. 

Tronando en Buenos Aires, no hay consuelo 
para una tarde gris, mi oscuro vuelo 
no llega a remontar la faz del cielo 
que el móvil me devuelve indiferente.*** 

Voto a bríos, con dios y con mi pena, 
que alivie de mis labios la condena 
de ser para ti espectro, luz, sirena, 
sin nada que aportar como mujer. 

Habrá que ver si es cierto, habrá que ver 
si el nudo en la garganta se deshace 
del modo tan sencillo como nace 
el ciclo del dolor con su desguace. 

Montaje que alucina y quema vivos 
a cuerdos de recuerdos acordados, 
trabalenguas de moda, deslenguados, 
que tienen por objeto al ser amado. 

Y así tiñe mi viaje de tiovivos, 
las canas de una voz que suena raro, 
desordena perfiles. Cuesta caro 
tener por profesor tiro y disparo. 

Este canto se asombra y no se entera, 
desgranando palabras despechadas, 
al cursor de los pliegues y asonadas. 

La penúltima vez, es la primera 
que truena contra el hueco de la alfombra, 
se excita, se desquicia y no te nombra. 

martes, 8 de abril de 2014

La canción del abandonado







¿De qué sirve rogarte que me quieras?,
¿que adores lo que acaso te entregué?
Tenemos para amar la vida entera.
Cualquiera que los sepa será infiel.
Las cartas del dolor están echadas,
Dejame si querés, pero volvé.
La noche se decanta por lo incierto
No vale ser lo poco que tenés.
No me abruman los celos,
te lo juro.
Seguiré tomando el café expreso con fernet.
No hay nadie en este mundo, te aseguro,
que gane al desdeñar un tentempié.
Y sin embargo, a veces, me despisto.
Ya sé no tiene dueño el corazón
y cuando estás con otr@, te desvisto
y escribo, de un tirón, esta canción.
Estar contigo
es aplacar el ruido de la lluvia.
Estar contigo
es irritarse frente al televisor.
Estar contigo
partiéndonos las uñas,
rodando como un viejo rock and roll.
Andate pero volvé.
Volvé, volvé.
Dejame pero volvé
a este camino cruel.
de amor sin fe.
Andate pero volvé.
Volvé, volvé.
Y después de estar conmigo,
andate si querés.


Letra: Lucía Angélica Folino.
Música e interpretación: Esdras Barbosa.

Perdiendo la fe en los hexámetros.

Perdiendo la fe en los hexámetros (publicado en el prólogo del libro De Colores de Abelardo Martìnez)

PERDIENDO LA FE EN LOS HEXÁMETROS
Trabajo de las noches y los días.
¡¿Que mal será de mí sin las palabras
que crearon los diablos de macabras
penitencias y oscuras pasantías?!
Las notas que leerás no son las mías,
La música pretérita que labras
oculta las mil y una abracadabras
cuando, a renglón seguido, desconfías
del arte de la pluma diletante
que leva la emoción de fe menguante
con ríspida, inaudita hipocresía;
pues, se ha llevado al mundo por delante,
calzándose al postor con su talante
la vanguardia de ritmo y armonía.





Registrada en SIAE Nro: 140480229 - 6-2-14

Los gastaplumas







LOS GASTAPLUMAS
Somos los gastaplumas.
Nadamos bajo la espuma;
o pateas o te abrumas,
Vestidos de rugby en Pumas
entre tinieblas y brumas.
Somos los gastaplumas.
Novelarán nuestras plumas:
Manuscritos, restas, sumas
que insumas y que subsumas
al frío del cortaplumas.
Somos los gastaplumas
del Montecristo de Dumas;
los habanos que te fumas
los platos del Gato Dumas
los manjares que consumas.
Somos los gastaplumas.
Juma el gallo y se despluma
ruma cúrcuma que agruma,
fuma, ahuma hasta que exhuma,
fuma, ahuma hasta que exhuma.
Somos los gastaplumas...


Salvando las distancias - IDSCONOSCIUTO






Salvando las distancias
(Lucía Angélica Folino- Lorenzo Gabetta)

After






After Lucía  por Esdras Barbosa.

Mi novia girasol









MI NOVIA GIRASOL.

(Versión masculina por Zico Barbosa)


Mi ángel de la guarda, mi desdicha, 
mi novia girasol, mi loba en celo, 
mi naranja de Lima: Vasconcelos, 
el pan de comunión, perro Bachicha. 

No miento si te digo que inspirado 
en tu fértil locura de astronauta, 
en este quite y pon te doy la pauta 
de mi amor, siempre vivo enamorado. 

Espero en el vaivén otra mirada, 
prendido al monitor con desconsuelo, 
mi mente se arrebola en tu llegada. 

El hada Campanita, que en los cielos 
aguarda al Peter Pan, sola y callada 
ignora que una Wendy es mi desvelo.

miércoles, 8 de enero de 2014

Dos microbios



Me hace daño tu actual indiferencia, 
me fatigan los pasos que no dimos, 
¿volverán los colores que supimos 
admirar con orgullo y elocuencia? 

Porque en todas las cosas de la ciencia 
y el arte del olvido en que vivimos, 
aparece tu voz envuelta en mimos 
y caricias de amor, con vehemencia. 

Por eso, en esta hora en que los novios 
se besan en la piel como pesquisas,
me quejo de tu ausencia con agobios

de leñador perdido entre cornisas 
de montañas sin bosque. Dos microbios 
que lloran tanto si no encuentran risas. 

jueves, 2 de enero de 2014

Canción de la dialéctica arribista.

No hay nadie en este mundo pasatista
que admita la igualdad en la injusticia
sin armas ilusorias de milicia.
Me cago en la razón funambulista

que sueña silogismos del artista.
Me cago en la virtud del contra injerto
de zorrinos en un paraje incierto.
Me cago en la dialéctica arribista.

La costra de Fidel, vuelto a la carta,
La del cajón de Néstor  con pancarta,
El muerto en gasa fina  en Carnavales.

Hasta el moño de ser prima de todos,
pues vienen de esas pajas estos lodos.
Espero recompensas terrenales.                                



Si suena la chicharra y el trabajo
fatiga con reloj marcatarjetas,
Decile al puercospín que se lo meta
en el culo servil que usa a destajo.

Los diablos azules son ediles
borrachos de una logia refractaria.
Se confunden el rico con el paria.
El de buen corazón lanza misiles.

El lujo es alegato, y sus desplantes
-para machos estaban los de antes-
maquillan abundantes repertorios.

Sí… bufones hay muchos, demasiados
que rasguñando  el trono de lisiados
el facto los volvió supositorios.