sábado, 7 de abril de 2012

Ley de Poe.

DOMINGO 18 DE MARZO DE 2012
Mi Lu es Lou ( Metallica y Lou Reed) como la musa de Apollinaire.


1.-
Anoche pasó el primero
de los conciertos finales
que haremos por no sé cuales
ciudades del mundo entero.
Me visto de camarero,
de pirata y de etiqueta,
me subo a una patineta
de la ETA. Busco tregua
porque he corrido una legua
con Leon (ard) anacoreta.

2.-
Hoy no abundaré en la rima
porque nadie me responde
a envite. Si corresponde
iré a buscar a mi prima
lejana, musa en tarima.
Incapaz soy de llamarla.
El Nano quiere acabarla
con el silencio mezquino.
Me dicen que la Folino
es una loca de atar-la.

3.-
Mas, yo que conozco el paño
de bella novia y esposa,
me convierto en su mimosa.
Como los hombres de antaño
me calzo un fierro y al caño
o le regalo una rosa
o le canto una canción
con que tiemble de emoción
mi luciérnaga espinosa.

5.-
Décimas son desahogos
que pasarán al olvido,
como notas sinsentido
de los diarios que hacen pogo.
Mi musa es reina del Logos
y yo aprendiz de su verba.
He dejado hasta la yerba
buena y mala con que otrora
me drogaba una impostora
que era mina de caterva.

6.-
Quiero decir que Paulita,
Sonia, Lesley, y Jimena
son solo nombres de escena
con que oculto a mi Chispita.
La prima donna que irrita
a las cortes del Sionismo.
Porque rezo el catecismo
y ella me enciende las velas,
mi Lupe es Leti y Chavela
y yo, yo soy siempre el mismo.

7.-
Ayer escribí setenta
versos para mi agonía.
Verdad que ya lo sabía
y me pasé de la cuenta
por ver a mi Lou contenta,
cuando interprete mi euforia.
Aquí va otra rogatoria
para aplacar su sentencia.
La ha proscripto la indecencia
de los masones de Soria.

8.-
Y fue en La Comunidad
de El País, en que tenía
un blog mi amor, mi Lucía
lleno de gracia y bondad.
Se llamaba... Adivinad.
Enfundá la mandolina.
¡Qué genial es mi argentina
cuando quiere retenerme!
Muere de ganas por verme
y yo escapo por la esquina.

9.-
Como dije en la canción
de la Viuda de Clicquot,
fui Arlequín de su Pierrot,
pie roto de la canción.
Cuántas veces mi ilusión
fue que me comprometía
a dar derecho a Lucía
de autoría o corazón
y me fugaba en cajón,
de/sastre del alma mía.

10.-
Y aquí termina el arcón
de una musa y su cantante
quien nunca recogió el guante
ni le tiró un aventón.
Ahora vivo de apretón
en apretón y con miedo
por no decir que no puedo
ser yo más de lo que soy
ni dar más de lo que doy,
en el retablo del ruedo.

(entréguese con denuedo
en el lugar donde estoy
manejando este ratón)






¡MÁS DE CIEN VERSOS, MÁS DE CIEN MENTIRAS
---

No hay comentarios: