sábado, 10 de diciembre de 2011

Viva la Pepa

Mas por no esquivar el bulto,
le contesto con cariño.
Mis versos son para adultos
y mis rimas para niños.


Creer que míster Sabina
cenara con ña Letizia
es, por decir cosa fina,
desconocer la noticia.


Ni ostras ni almejas probaron
en mansión de Relatores,
¿acaso los que robaron
ahora son grandes señores?


Como ya dije en sonetos
el sábado del cumpleaños,
Sabina perdió el respeto
y se rió de los maños.


Dijo a todos los lectores
que la Princesa del Barza,
comió con comendadores
y juglares de comparsa.


Después, himno del Atleti,
choripanes con buen vino.
¡¡¡No me digas que la Leti
es también Lucía Folino!!!


Carbonell desconcertado
preparando editoriales,
ahora abusa de ripiados
que parecen de Perales.


Y Javier sexagenario
con un ataque de tos,
se burla de este rosario
que han rezado más de dos.


Varona en la bulería
festejaba el cumpleaños,
brindó por Andalucía
para aligerar los daños.


En calle Melancolía,
se escuchan risas y voces,
de ladrones sin maría,
borrachos, pero precoces.


Don Felipe en el palacio
no demuestra indignación.
porque despacio, despacio,
esto de la un empujón.


¿Desmentir una mentira?
Jamás lo haría su esposa.
Ellos saben cómo tiran
a la chusma, ciertas cosas.


Bendicen a los cantantes,
enemigos poco serios,
y se calzan bien los guantes
dejando el caso en misterio.


Aprovechan la ocasión
para que el pueblo lo ame.
Hoy, cambiemos de canción:
El buey solo bien se lame.


Y no contesto por dama,
por no espantar al redil,
de un andaluz que en mi cama
prueba su estado incivil.


Si alguno sufre almorranas,
o si su boca se espesa,
no le quitaré las ganas
de cenar en nuestra mesa.


La Pepa invita, compadre,
el postre lo pondré yo,
aqui no hay perro que ladre
la pucha que lo tiró.

No hay comentarios: