jueves, 10 de marzo de 2011

coda

Una coda sin soda.


Porque vivan los tópicos sin trópicos
de Cáncer, Capricornio o de Ecuador,
sus décimas no tienen el ardor
y el Público merece un psicotrópico.
La paz mundial no es un concepto utópico
ni falta el oro negro a los parientes
del Norte, que recogen recipientes
de lluvia por las dudas salga el sol.
Don Sabina sulfata entre formol,
whiskacho añejo y letras de batalla
negándose a tirarnos la toalla
del pinche boxeador del rock and roll.

Y porque trópico es Vuelta en lengua griega
le reclamo el retorno procedente,
esperando sentar un precedente
que el artista del diario me deniega:
Cobrar mis estipendios es decente.
Venga, pague y apueste a dar la cara
que ser "negra" es mejor a dar la vara.
La elegancia denota que el respeto
se mide con hexámetros y abono:
yo prefiero mover el esqueleto
pirateando los discos de un tal Bono;
que de ecólogo no tiene ni un asomo
que esperar que el infiel cante primero
sus mañas de magnate y de usurero
así, ay, los embromo.


Gracias Amo de mis Musas,
¿La liberación? No existe.
No sabemos quien inviste
de fuego y escaramuzas
con mil banales excusas
las secas del Ramadán.
Valga ahora, capellán,
que sea un conde o un banquero
si se le paga el puchero
al hermano musulmán.



Lu

No hay comentarios: