sábado, 12 de enero de 2008

un consejo de conejo

Un consejo de conejo.

Un consejo de conejo
no te juegues el pellejo
a la vuelta de ese bar.
No te agendes las lecciones
De los doctos compraditos
que te arrancan las canciones
escupiéndote a los gritos:
No los salves de su mal.
De cuchillos y plumones
con oro negro en Galicia,
maquiavélicos pintores
entre rayas y cuadritos
de calamaretis fritos
sin aceite y sin sal.
Señoritos delincuentes,
enlatados profesores,
son perversos insensibles.
que te roban la conciencia
escapando a la decencia
de un tragaluz imposible,
Nunca sabrá el mal viviente
quien es el más asesino.
A fuerza de moler ajos
ha nacido una simiente
talluelo de una serpiente.
Con pan y vino ¡Ay carajo!
se hace el camino siguiente.






¿mirar la realidad como si fuera bella?


PREFIERO SEGUIR DERROCHANDO LO QUE NO TENGO ANTES DE ANDAR AHORRANDO LO QUE ME SOBRA.

viernes, 11 de enero de 2008

COMO AQUELLA CAMPESINA

Como aquella campesina
que contaba el Joven Plinio
se arrojó en el lago Como
atada con su marido
para aliviar sus dolencias,
para aliviarle el quejido
me descolgué de la vida,
de la alegría del beso.

Me dejé morir un día
por curarle las heridas,
entregándole mis huesos.
¿Qué accionar necio o sublime
perturbó mi entendimiento?

Mi amante ha sobrevivido,
en la huella del recodo
gozando libre a su modo,
fogoso elixir querido.
Quien lo consabido niega
no encuentra en ello escarmiento.
Mi cuna de piedra cruje,
mi tumba la arropa el viento.